Free Porn
xbporn

buy twitter followers
uk escorts escort
liverpool escort
buy instagram followers
InicioProfeta Mahoma (SAV)La Vida Del Profeta Mahoma (la paz sea con él)

La Vida Del Profeta Mahoma (la paz sea con él)

El Profeta Mahoma (la paz sea con él) nació en 571 en La Meca. Su madre se llamaba Amina y su padre Abd al-Muttalib. No tenía hermanos. Su padre murió mientras él aún estaba en el útero. Perdió a su madre a la edad de 6 años. La persona quien lo crió fue su tío, Abu Tálib.[1]

El Profeta Mahoma (la paz sea con él) se casó con Hazrat Jadiya con quien conoció por negocios a la edad de 25 años. Tuvieron 6 hijos de este matrimonio que duró 31 años. Sus nombres son Al-QásimAbdullah, Záinab, Ruqayyah, Umm KulthumFátima.[2]

Cuando el Profeta Mahoma (la paz sea con él) tenía 40 años, los primeros versos le fueron revelados en la Cueva de Hira, cerca de La Meca. Primero compartió los versos con su esposa, Hazrat Jadiya, y ella se convirtió en la primera musulmana. Tres años más tarde, Allah le ordenó invitar abiertamente a la gente a la religión del Islam. Tras la invitación abierta, las personas prominentes del pueblo de La Meca primero usaron primero la manera de persuasión y luego la tortura para desalentar a los musulmanes de este camino.[3] Debido a estas persecuciones, el Profeta Mahoma (la paz sea con él) buscó una patria donde los musulmanes pudieran vivir libremente. Y Abisinia se acordó como la primera región de migración, y algunos de los musulmanes emigraron a Abisinia en el año 615. Un año después, tuvo lugar la segunda migración a Abisinia.[4]

Los musulmanes que se quedaron en La Meca decidieron quedarse juntos en el barrio de Abu Tálib para evitar la creciente persecución y tortura. Sin embargo, los enemigos del Islam convirtieron esta situación en una oportunidad y declararon que está prohibido hacer compras con musulmanes y que se excluirá de la sociedad a cualquiera persona que los ayude. De tal manera, comenzó el período de boicot, que tendría una duración de 3 años. Durante el boicot, algunos de los musulmanes perdieron su riqueza y salud. En este período, el Profeta Mahoma (la paz sea con él), perdió a su primera esposa, Yadiya (la paz sea con élla) y también a su tío, Abu Tálib quien actuó como padre.[5]

Cuando los politeístas de La Meca aumentaron su presión sobre los musulmanes, el Profeta Mahoma (la paz sea con él) buscó nuevas vías para una nueva emigración. Tomó en consideración Taif, donde vivían los familiares de su madre, en este contexto, pero no obtuvo una respuesta positiva que esperaba de la gente de Taif.[6]

Un grupo de Yathrib (Medina) que llegó a La Meca durante la temporada del Hajj (peregrinación) de 621, se convirtió en musulmán después de reunirse con el Profeta Mahoma (la paz sea con él) en Aqaba. Cuando este grupo regresó a Yathrib, relataron el Islam y ayudaron a un grupo de personas a convertirse en musulmanes. Al hablar con estas personas, el Profeta Mahoma (la paz sea con él) les dijo que estaba buscando un lugar donde pudieran vivir los musulmanes. Y ellos aseguraron que los musulmanes podrían asentarse en Yathrib y que también mostraron su deseo de que el Profeta Mahoma (la paz sea con él) fuera el líder del estado que se establecería allí. Como resultado de estas conversaciones, los musulmanes comenzaron a emigrar a Yathrib en 622. Aunque el pueblo árabe, que era hostil al Islam, trataba de evitar esta migración, los musulmanes llegaron a Yathrib un año después y se acabó la migración. De tal manera, terminó la vida de 13 años en La Meca para los musulmanes y comenzó la vida en Medina.[7]

Con la llegada de los musulmanes a Yathrib, el Profeta Mahoma ( la paz sea con él) cambió el nombre de este país a Medina. Firmando un acuerdo con la gente de aquí, el Profeta Mahoma (la paz sea con él) mostró cómo convivir con personas de diferentes religiones, idiomas y razas. El nombre de este acuerdo se menciona en las fuentes históricas como Carta de Medina.[8]

Los enemigos del Islam en La Meca, por estar molestos por la vida de los musulmanes en Medina, organizaron 3 grandes guerras para borrar el Islam y los musulmanes de la historia. Estas son las batallas de Badr[9], Uhud[10] y Jandek[11]. Los enemigos del Islam no obtuvieron lo que esperaban de estas guerras. Al final de estas 3 guerras, los musulmanes se hicieron más fuertes y los enemigos del Islam en La Meca perdieron mucho poder y prestigio.

En el año 628, el Profeta Mahoma (la paz sea con él) ordenó a los musulmanes que comenzaran los preparativos para la Umrah en La Meca. Y los musulmanes, después de hacer sus preparativos, salieron con rumbo a La Meca con el Profeta Mahoma (la paz sea con él). Sin embargo, los enemigos del Islam en La Meca en Hudaybiyyah les advirtieron que no siguieran adelante y se detuvieron.  El Profeta Mahoma (la paz sea con él) había enviado a Hazrat Osman a La Meca como mensajero para explicar que vendrían no para guerrear, sino para la Umrah. Los musulmanes juraron al Profeta Mahoma (la paz sea con él)  luchar contra los enemigos del Islam cuando se difundió entre los musulmanes la mentira de que los mecanos mataron a Hazrat Osman. Al enterarse de esta noticia, los enemigos del Islam en La Meca, liberaron a Hazrat Osman. A continuación, enviaron a un grupo de 3 personas como mensajeros para hablar con el Profeta Mahoma (la paz sea con él). Después de mantener una reunión, se firmó un tratado de paz.[12]

Gracias al tratado, en el que se aceptaban muchos deseos de los enemigos del Islam de La Meca, se estableció la paz entre musulmanes y politeístas; los enemigos del Islam de La Meca reconocieron oficialmente al Estado musulmán. Durante este periodo de paz, el Profeta Mahoma (la paz sea con él) comenzó a enviar cartas a los gobernantes de los alrededores, especialmente a los bizantinos y sasánidas, para transmitir el mensaje de Allah.[13]

Un año después del tratado firmado con los enemigos del Islam en La Meca, la tribu Bani Bakr, que era aliada de los politeístas, atacó a la tribu Bani Huzaa, que estaba bajo la protección de los musulmanes, en violación del tratado. Como resultado de este ataque, el Profeta Mahoma (la paz sea con él)  avisó a los enemigos del Islam en la Meca que se debía tomar represalias por las personas asesinadas en Bani Huzaa y que se debía poner fin a su alianza con la tribu Bani Bakr, de lo contrario, el Tratado de Hudaybiyyah se rompería y guerrearían con ellos. Los enemigos del Islam en La Meca, haciendo caso omiso a esta advertencia, declararon que se prepararían para la guerra. Después de un corto tiempo, los enemigos del Islam en La Meca se arrepintieron de su elección, enviaron un mensajero al Profeta Mahoma (la paz sea con él). Durante las conversaciones, no hubo cambios en la decisión de los musulmanes de luchar. Debido al incumplimiento del tratado, los musulmanes conquistaron La Meca en el año 630 sin necesidad de guerra, sin derramamiento de sangre. El Profeta Mahoma  (la paz sea con él)  declaró una amnistía general y dio la orden de demoler los ídolos de la Kaaba.[14]

Los mayores enemigos de los musulmanes, tras los enemigos del Islam en La Meca, fueron las tribus de Saqif y Hawazin. Estas tribus, al enterarse de que los ídolos fueron destruidos con la conquista de La Meca, comenzaron a prepararse para un ataque, temiendo que sus propios ídolos también fueran destruidos. Al recibir esta noticia, el Profeta Mahoma (la paz sea con él) ordenó a los musulmanes que se prepararan para la guerra. 16 días después de la conquista de La Meca, estos dos ejércitos se posicionaron para la guerra en Hunáin. Los musulmanes ganaron la guerra. Los musulmanes lucharon de nuevo con los de Hawazin en los lugares a donde habían huido, y también obtuvieron victoria.[15]

El Profeta Mahoma (la paz sea con él) y el ángel Gabriel solían reunirse para recitar el Sagrado Corán todos los años en el mes de Ramadán. La recitación mutua se hizo dos veces en el año en que falleció el Profeta Mahoma (la paz sea con él).[16]

En el año 632, el Profeta Mahoma (la paz sea con él) pensaba que su profecía ha llegado a su fin cuando vio que se expandió el Islam y los musulmanes tuvieron libertas para practicar su religión. Trató de anunciar y recordar a los musulmanes por última vez las reglas sociales, legales y morales conllevadas por el Islam. Por esta razón,  el Profeta Mahoma (la paz sea con él) declaró a todos los musulmanes que se movilizarían por la peregrinación. Completó su peregrinación a La Meca con los musulmanes en el décimo año de la Hégira y pronunció su sermón de despedida [17] el cuarto día del Eid (fiesta de las religiones). 82 días después del último adiós (sermón), el Profeta Mahoma  la paz sea con él) falleció.[18]

Cabe señalar que se sabe que el número total de personas que murieron en todos los conflictos y guerras entre musulmanes y no musulmanes en la época del Profeta Mahoma (la paz sea con él) fue de alrededor de 500. Además, durante el período profético de 23 años del Profeta Mahoma (la paz sea con él), las actividades militares solo cubrieron 1,5 años. El resto del tiempo lo pasó en paz e invitando a la gente al Islam. La razón para atribuir importancia a las guerras cuando se trata de la vida del Profeta Mahoma (la paz sea con él); no es que toda su vida consista en guerras, sino que éstas son parte de su misión en la vida. Esas guerras son uno de los momentos importantes en la vida del Profeta Mahoma (la paz sea con él).


[1] Mahmoud Pasha, Al Falaki, Calendario árabe antes del Islam, p. 33-44.
[2] Ibn Ishaq, biografia del profeta, p. 59.
[3] Ibn Hisham, biografia del profeta, I, p. 244.
[4] Ibn Ishaq, biografia del profeta, p. 210.
[5] Ahmed b. Muhammad Al-Qastallani, Al-Muwahib al-Ladunniyyah, I, p. 266.
[6] Ibn Saad, al-Tabaqát, I, p. 212.
[7] Yakub, Mujam al-Buldan, IV, p. 134.
[8] Waqidi, al-Maghazi, I, p. 176.
[9] Ibn Saad, al-Tabaqát, II, 11-27.
[10] Waqidi, al-Maghazi, I, p. 199-334.
[11] Ibn Saad, al-Tabaqát, II, p. 65-74.
[12] Ibn Hisham, biografia del profeta, II, p. 308-322.
[13] Ibn Saad, biografia del profeta, I, p. 260.
[14] Ibn Hisham, biografia del profeta, IV, p. 49-50.
[15] Ibn Saad, al-Tabaqát, II, p. 89-90; 117; 127
[16] Al-Bujari, Bed’u’l-Vahy, s. 5; Manaqib. 25.
[17] Jutbas pronunciados por el Profeta Mahoma (la paz sea con él), en su último sermón en ocasión de la última peregrinación (hajj). (El discurso frente a la comunidad durante algunas oraciones y ceremonias).
[18] Ibn Sa’d, al-Tabaqát, II, p. 172-189.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí