Free Porn





manotobet

takbet
betcart




betboro

megapari
mahbet
betforward


1xbet
teen sex
porn
djav
best porn 2025
porn 2026
brunette banged
Ankara Escort

Islam y Monacato

El sacerdocio significa «sufrir con intensa ansiedad y temor religiosos y dedicarse a la oración aislándose de la vida social». La palabra ‘sacerdote’, que tiene la misma raíz que clero, se refiere a una persona que teme a Allah y realiza oraciones en forma aislada.[1] El monacato no existe en el Islam.

En el Corán se explica que el monacato no está ordenado por Allah y que algunos cristianos han comenzado a practicarlo ellos mismos para estar más cerca de Allah: «Luego, a continuación de ellos, hicimos que vinieran Nuestros Mensajeros e hicimos venir a ‘Isa, el hijo de Mariam, al que le dimos el Inŷil. Y pusimos en los corazones de los que le siguieron piedad, misericordia y el monacato, novedad que ellos instituyeron sin que se lo hubiéramos prescrito, buscando únicamente el beneplácito de Allah. Pero no lo cumplieron como debía ser cumplido. A los que de ellos creyeron les daremos su recompensa, pero son muchos los perdidos. [2] Como se ve en el verso, el punto de partida del sacerdocio es tener como objetivo estar más cerca del dios creído y tener un grado en la dimensión espiritual.

De acuerdo con la religión islámica, una persona puede establecer cercanía con Allah, su creador, en cualquier momento y en cualquier lugar. Para ello, no es necesario que haga una pausa en su vida personal y social o se retire (vivir solo). El Islam no considera correcto alejarse del matrimonio para dedicarse a la adoración. De hecho, el profeta Mahoma (La paz sea con él) dijo lo siguiente cuando algunos musulmanes comenzaban a vivir una vida sacerdotal: «Ayunad y comed, orad y dormid. Yo ayuno, rompo el ayuno, rezo y duermo; como carne y me caso con mujeres; él que se desvía de mi sunnah no es de mí«.[3]

En el Islam, no hay límite de tiempo y lugar para ponerse en contacto con Allah. Por ejemplo, una persona puede hablar con Allah en cualquier momento a través de la oración. De hecho, Allah declara en el Corán que Él responderá a la persona que Le rece sin especificar el tiempo ni el lugar.[4]

Las personas que investigan los principios religiosos del Islam se denominan mujtahids o eruditos religiosos. Además, no hay un grupo ‘asignado’ para investigar, comprender y explicar el Islam a la gente, estos deberes son compartidos por todos los musulmanes.

El mujtahid se llama la persona que emite decretos basándose en los hadices del profeta Mahoma (La paz sea con él). No es una característica que se puede lograr centrándose en las disposiciones religiosas y renunciando a su vida social e individual. Por el contrario, uno de los deberes de estas personas es buscar soluciones a los problemas que un musulmán puede encontrar al vivir correctamente su religión en la «vida social».

Uno de los deberes sociales de los musulmanes es difundir las actitudes y los comportamientos apropiados en la sociedad y esforzarse por prevenir los incorrectos. De hecho, esta situación se expresa en el Corán de la siguiente manera: «Para que de vosotros surja una comunidad que llame al bien, ordene lo reconocido e impida lo reprobable. Ésos son los que cosecharán el éxito. «[5] Como se ve, no es una característica deseada de esta religión mantenerse alejado de la vida social y vivir las órdenes de la religión islámica solo.

El Islam aconseja a los musulmanes que no consideren haram (lo prohibido) las cosas buenas y hermosas que Allah ha hecho halal (permitido) y que no los transgreden.[6] Se ha avisado que es necesario aprovechar los alimentos y bebidas permitidos por Allah y evitar las prohibiciones de Allah[7], para poder disfrutarse de las bellezas de la vida dentro de los límites establecidos por Allah.


[1] Raghib al-Isfahani, Al-Mufradat.
[2] Sura del Hierro, verso 27.
[3] Al-Bujari, Boda, 1; Múslim, Boda, 5.
[4] Sura del Perdonador, verso 60.
[5] Sura de la Familia de Imrán, verso 104.
[6] Sura de la Mesa Servida, versos 5, 87.
[7] Sura de la Mesa Servida, versos 5, 88.