Free Porn





manotobet

takbet
betcart




betboro

megapari
mahbet
betforward


1xbet
teen sex
porn
djav
best porn 2025
porn 2026
brunette banged
Ankara Escort
InicioPreguntas críticas¿Por Qué Hay Sectas En El Islam?

¿Por Qué Hay Sectas En El Islam?

La palabra ‘secta’, que significa destino en el diccionario, se define en la literatura islámica como un sistema de pensamiento con sus propios enfoques peculiares para comprender e interpretar los principios de creencia o las disposiciones de la práctica de la religión.

Las sectas en el Islam difieren de las posiciones de las sectas en otras religiones. Porque las sectas en la religión del Islam han surgido para responder a las necesidades de las sociedades, no por diferencias en creencias, sino por diferencias en la aplicación de los detalles de las sociedades en religión. En realidad, no hay diferencia en los principios de la fe y los pilares del Islam en todas las sectas. La razón de la existencia de diferentes sectas se deriva de las discrepancias en los detalles.

Cabe citar que las sectas en el Islam no representan religiones que difieren entre sí. Los imanes sectarios tampoco son los fundadores de la religión, sino que se describen como mujtahids. Los mujtahids son eruditos que interpretan versos y hadices ambiguos de una manera que no sean contrarias al Islam y que son capaces para encontrar soluciones en este tema. Y las sectas son las escuelas de pensamiento que permiten la comprensión de la religión del Islam. Los fundadores de las sectas que surgieron en la religión del Islam y los miembros de esas sectas siempre siempre adoptaron una postura con respeto y apoyaron los puntos de vista de otras sectas. Los musulmanes que pertenecen a diferentes sectas pueden orar fácilmente uno detrás del otro, mayoritariamente, es posible que ni siquiera noten la diferencia entre ellos.

Los versos del Corán y todas las sectas que se refieren a las prácticas del profeta Mahoma (la paz sea con él) son correctas. Se puede interrogar cómo todas las sectas que difieren entre sí son correctas partiendo de la tesis de que solo hay una verdad. Sin embargo, lo correcto no es solo uno. El profeta Mahoma (la paz sea con él) envía a dos de sus compañeros a una expedición. Durante su viaje, rezaron con tayammum (ablución seca) debido a que no pudieron encontrar agua, y cuando lo encontraron, uno de ellos realizó la ablución y repitió la oración mientras que el otro no. En el camino de regreso, le preguntaron al profeta Mahoma (la paz sea con él) cuál de ellos hizo lo correcto, el profeta Mahoma (la paz sea con él) dice que las oraciones de ambos son aceptadas.[1]

Los eruditos musulmanes han explicado esta pregunta también a través del ejemplo del agua: El agua tiene cinco provisiones diferentes según cinco situaciones diferentes. Es obligatorio que un paciente que ha perdido una cantidad significativa de agua beba agua. Por otro lado, es tan dañino como el veneno para un paciente que acaba de salir de una cirugía. Está médicamente prohibido para él. Es parcialmente perjudicial para otro paciente; beber agua es médicamente makruh (Detestable, reprobable) para él. Brinda un beneficio inofensivo a otra persona, médicamente es sunnah para él. No es perjudicial ni beneficioso para otra persona. Es médicamente permisible para él. Aquí la derecha es más de una. Las cinco provisiones tienen razón.[2] Como se ve, es lógico considerar todas las sectas correctas en el Islam.

Las sectas no difieren en cuestiones básicas, sino en detalles. Por ejemplo, no hay diferencias entre sectas en cuestiones como los principios de creencia, las oraciones obligatorias y la forma de su práctica, pero existen diferentes interpretaciones entre sectas por razones justificadas en la forma de práctica de algunos decretales. Por ejemplo, todas las sectas han coincidido en la necesidad de realizar oraciones con ablución e incluso en el tema de pasar la mano húmeda por la cabeza una vez al realizar la ablución. Sin embargo, existen diferentes interpretaciones en cuanto al estilo de su práctica.


[1] Abu Dawud, Purificación (Kitab al-taharah), 126.
[2] Bediüzzaman Said Nursi, Veintinueve carta, novena sección, Risale-i Nur.