Free Porn
xbporn

buy twitter followers
uk escorts escort
liverpool escort
buy instagram followers
InicioLa vida social en el IslamEnfoque Del Islam A La Igualdad De Género

Enfoque Del Islam A La Igualdad De Género

Todas las características que distinguen a hombres y mujeres entre sí en los seres vivos se denominan sexo. Los géneros masculino y femenino son biológica, fisiológica y psicológicamente diferentes. Por ejemplo, cuando una mujer fue creada para ser capaz de quedar embarazada; éste no es el caso de los hombres.

Cuando la igualdad se practica entre personas de diferentes características, termina en injusticia y maldad. La igualdad no puede conducir a resultados correctos para personas con diferentes características, como en el ejemplo de dar zapatos de la talla 38 a todas las personas con diferentes tamaños de pie. La religión del Islam no acepta a mujeres y hombres en absoluta igualdad, ni los acepta en absoluta desigualdad.

Los hombres y las mujeres son biológicamente diferentes. Por esta razón, el Islam otorga diferentes responsabilidades y derechos a hombres y mujeres de acuerdo con estas diferencias. Se afirma en el Corán que una mujer fue creada para ser capaz de quedar embarazada. «Vuestras mujeres son para vosotros un campo de siembra»[1] Mientras a una mujer se le ordenó que su esposo le diera pensión alimenticia por quedar embarazada y dar a luz, está fuera de discusión que su esposo le diera pensión alimenticia porque no existe tal situación para el hombre quedar embarazado.[2] A las mujeres se les ordena no adorar durante su período menstrual debido a la condición en la que se encuentran.[3] Como los hombres no tienen tal excusa, deben realizar su oración constantemente.

Como se ve, algunas diferencias fisiológicas provocan algunas exenciones para las mujeres, en tanto que no es posible hablar de igualdad absoluta en algunas disposiciones en el campo del derecho debido a tales diferencias, así como algunas habilidades especiales y roles sociales. Dado que el Islam considera la justicia como el valor moral básico, no permitió una igualdad absoluta que resultara en una injusticia en este sentido. No hay igualdad absoluta ni desigualdad absoluta entre hombres y mujeres. En otras palabras, no se puede decir “El aire es mejor que el fuego” o “El fuego es mejor que el aire”, ni se puede decir “Los hombres son mejores que las mujeres” o “Las mujeres son mejores que los hombres”. Ambos géneros son valiosos y únicos tal como existen. El Islam está lejos de ser una actitud que ignora y tiene como objetivo de destruir la diferencia entre hombres y mujeres, y de una actitud que crea presión y dominación a favor de uno u otro debido a esta diferencia.

Hombres y mujeres en el Corán; la fe, la obediencia a Allah, la humildad, la adoración, la veracidad, la paciencia, la ayuda, la protección del honor y el recuerdo de Allah se evaluaron por igual.[4] Esto muestra que hombres y mujeres son iguales con respecto a la necesidad de usar su mente y vivir una vida moral.

Específicamente, en el Corán, el Islam ve a hombres y mujeres como dos personas que se apoyan y complementan mutuamente. La medida de ser valioso a la vista de Allah para hombres y mujeres es taqwa.[5] No hay una discriminación entre hombres y mujeres en asuntos que la religión pretende proteger. Igual que la mente, la propiedad, la religión, la progenie y el honor de un hombre son valores sagrados, también lo son la mente, la propiedad, la religión, la progenie y el honor de las mujeres. En cuanto a la continuación de la generación, el papel de la mujer es mayor que el del hombre. Tanto el niño como la niña son traídos al mundo a través del cuerpo de la mujer.

Durante la época del profeta Mahoma (la paz y las bendiciones sean con él), las mujeres participaban en la vida social, y la orden del velo en el Corán les permitía existir con seguridad en la vida social. En realidad, aunque originalmente la jihad era obligatoria para los hombres, las mujeres también participaban en expediciones y brindaban ayuda y apoyo médico, trabajaban en servicios auxiliares como cocinar y en tiempos de paz se dedicaban al comercio, la ciencia, la administración y los asuntos administrativos. Al decir: «No impidan que las siervas de Allah vengan a las mezquitas de Allah», el profeta (la paz sea con él) alienta a las mujeres a aprender y elimina los obstáculos para su educación.[6]

La relación del profeta Mahoma (la paz sea con él) con sus esposas y la forma en que sus esposas vivían sus propias vidas abre una ventana al enfoque del Islam sobre la igualdad de género. Cada una de las esposas del profeta Mahoma (la paz sea con él) son mujeres con un temperamento y carácter diferente. Jadiya es una mujer económicamente independiente propietaria de caravanas interurbanas. Mariya al-Qibtiyya continuó su vida como concubina de Muqawqis, el gobernante de Egipto, pero se convirtió en la esposa del profeta cuando fue enviada al profeta Mahoma (la paz sea con él). Hafsa se le comparó a su padre Umar ibn al-Jattab, por ser irascible y franca. Aisha define Hafsa de la siguiente manera: «Hafsa es literalmente la hija de su padre. Ella tiene una voluntad fuerte. Es honesto«.[7] Además, Hafsa es una mujer que hablaba con el profeta Mahoma (la paz sea con él) sobre temas con los que no puede estar de acuerdo y discutía con él de vez en cuando.[8] Aisha es la única mujer joven con la que se casó el profeta Mahoma (la paz sea con él). El profeta Mahoma (la paz sea con él) fue a ver una actuación con Aisha. [9] Además, Aisha es una de las eruditas que transmitió más hadices.[10] También hay que añadir que Aisha es una de las líderes de la comunidad, cuya opinión se consulta en las disputas que surgieron tras el fallecimiento del profeta Mahoma (la paz sea con él). Safiyyah es la hija del líder de una tribu de origen judío. Creció en la cultura judía y en una vida rica. Fue capturada por los musulmanes en la Batalla de Jáibar, y el profeta Mahoma (la paz sea con él) le ofreció la opción de regresar a su tribu o casarse con él, Safiyyah se convirtió en musulmana y se casó con el profeta Mahoma (la paz sea con él).[11]

Como se muestra, el estilo de vida prematrimonial y la perspectiva de cada una de las esposas del profeta Mahoma (la paz sea con él) son bastante diferentes. El profeta Mahoma (la paz sea con él) ajustó sus relaciones con sus esposas de acuerdo con el carácter, la edad y el temperamento de la mujer a la que se dirige. No trató de cambiar el carácter o las diferencias individuales de sus esposas. Cuando actuaban mal, les explicaba que estaban equivocadas sin romperles el corazón. CuandoAisha estaba preparando una comida para el profeta Mahoma (la paz sea con él), Hafsa, una de las esposas del profeta, cocinó una comida y la sirvió antes de que ella, y en este caso Aisha se puso celosa de ella.

Cuando la concubina de Hafsa ponía la comida frente al profeta Mahoma (la paz sea con él), Aisha golpeó su mano y el plato se cayó y se rompió. La comida que estaba dentro del plato también se derramó. Entonces, el profeta Mahoma juntó los pedazos del plato, recogió la comida derramada y les dijo a sus compañeros: «Su madre se puso celosa» . Luego envió otro plato sólido a su esposa, Hafsa, en lugar del roto.[12] Se entiende que el profeta Mahoma (la paz sea con él) toma en consideración las diferencias de carácter y temperamento más que la igualdad de género al comportar hacia sus esposas y las trataba con justicia.

El profeta Mahoma (la paz sea con él) no discrimina entre hombres y mujeres en términos del derecho a recibir educación; él transmitió el Corán a todos sin discriminación entre hombres y mujeres.[13] Afirmó que las mujeres tienen derechos sobre los hombres y los hombres tienen derechos sobre las mujeres[14]. Por lo tanto, en el Islam, la igualdad de valores y la de leyes como principio han sido aceptados entre los individuos sin importar el género.

En el Corán y en los hadices del profeta Mahoma (la paz sea con él); se explica que los seres humanos son creados de la manera más hermosa sin discriminación de género,[15] que el sentimiento de amor y compasión que facilitará la continuación de las generaciones y la unidad de los cónyuges se pone a ambos sexos en la creación[16], que las mujeres y los hombres deben protegerse mutuamente como una tapadera para vivir correctamente la sexualidad con esta afición.17]

De acuerdo con la ley islámica, una mujer tiene derecho a poseer y disponer de bienes de forma independiente y plena, al igual que un hombre. Nadie tiene derecho a interferir con ella en este asunto. Sin embargo, las obligaciones financieras están principalmente bajo la responsabilidad del hombre para proveer el sustento de la familia.[18] Por otro lado, la madre tiene prioridad en el cuidado, la vigilancia y la crianza del niño.

También cabe citar que no existe una comprensión del «pecado original» en el Islam, en el que el pecado se comete primero por la mujer y causa por el engaño de la mujer, lo que también hace que el hombre lo cometa. El Sagrado Corán menciona que el profeta Adán (la paz sea con él) y Eva fueron engañados juntos y que fueron perdonados juntos después de arrepentirse.[19] Como resultado, en el Islam, los individuos no se evalúan en base a su género masculino y femenino, sino en función de si obedecen y viven de acuerdo con el consentimiento del creador como seres humanos.


[1] Sura de la Vaca, verso 223.
[2] Sura del Divorcio, verso 6.
[3] «¿No habría de tener conocimiento Aquel que ha creado?« Sura de la Soberanía, verso 14; «Mientras tu período continúe, deja la oración, luego haz la ablución y ora.« Al Bujari, Período menstrual,62; Sunan Abu Dawud, Purificación, 109.
[4] Sura de los Coligados, verso 35.
[5] “¡Hombres! Os hemos creado a partir de un varón y de una hembra

y os hemos hecho pueblos y tribus distintos para que os reconocierais unos a otros. Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allah es el que más Le teme. Allah es Conocedor y está perfectamente informado.” Sura de los Aposentosprivados, verso 13.
[6] Al Bujari, Oración del viernes, 13; Sahih Muslim, Libro de Oraciones, 136.
[7] At Timridhi, Capítulos sobre las virtudes, 63.
[8] Umar ibn al-Jattab: “En el Período de Ignorancia Preislámico no prestábamos atención nada a las mujeres. Cuando llegó el Islam y Allah mencioné sobre ellas, pensamos que tenían derechos sobre nosotros pero que no teníamos que involucrarlas en nuestros asuntos. Un día, tuvimos una disputa con mi esposa y ella me habló duramente. Le dije: “¡No sobrepases la linea! Como respuesta, mi esposa dijo: «Tú, me regañas así, pero tu hija Hafsa (la esposa del profeta Muhammad (la paz sea con él) hace que Mahoma (la paz sea con él) (a veces sin miedo de hablar frente a él) esté afligido!” Al Bujari, Vestido, 31.
[9] «En uno de los días festivos, tanto el profeta Mahoma (la paz sea con él) como Aisha vieron a la gente jugar a la esgrima, abandonaron del lugar cuando el profeta Mahoma se dio cuenta de que Aisha estaba cansada». Al Bujari, Múslim, 5340. “Juro por Allah que he visto al profeta parado en la puerta de mi habitación cuando los abisinios estaban jugando con lanzas en la mezquita y el Mensajero de Allah me cubría con su capa para que pudiera ver su juego. Él estaba parado de pie por mí hasta que desistiera; así que calcule el tiempo que esperaría una joven ávida de diversión.” Múslim, el libro de oración-dos fiestas 18.
[10] Entre los compañeros (seguidores) del profeta Mahoma (la paz sea con él), una de las siete personas que fueron famosas por dar muchas fatwas fue Aisha, la esposa del profeta Mahoma (la paz sea con él).
[11] Tabakat, 8:123.
[12] Al Bujari, Matrimonio, 108.
[13] Sunan Ibn Majah, I, 81.
[14] At Tirmidhi, el libro sobre la lactancia, 11.
[15] At Tin, 4.
[16] Ar Rum, 21.
[17] Sura de la Vaca, verso 187.
[18]Sura de las Mujeres, verso 34.
[19] Sura de la Vaca, versos 35-37; Sura Ta,Ha, versos 120-122.